EL ATAQUE DE LOS CUPCAKES.


Quiero aclarar que este artículo tiene el único fin de relatar mi tragedia, no pretende ofender a nadie ni crear discordias.

Una vez dicho eso, les voy a contar que en los últimos años el comercio independiente pretende incluir a los jóvenes emprendedores… aunque no siempre de la manera que pensamos… ¿O sí?

La imaginación de estos seres entusiastas ha ido más allá de las aulas del colegio y del vandalismo, ya que ahora está atacando las calles de nuestra ciudad con un buen hobbie remunerado: La venta de cupcakes… Sí, pero ya no vemos el clásico puesto de cupcakes (eso ya es muy retro) con un sujeto detrás de él, ahora nos topamos y quiero hacer énfasis en dicha palabra, nos “topamos” porque es como un golpe atroz del destino, con un extraño individuo de peinado relamido, camisa abrochada hasta el cuello, corbata rosa, pantalón negro muy ajustado y tenis Vans de tablero de ajedrez, y lo primero que escuchamos es:

  • ¡Hola hermosa!… oye, te vi a los lejos y no pude más que pensar: Creo que esa chica necesita un abrazo enorme. ¿Y qué crees? Que casualmente yo me dedico a regalar abrazos, así que… venga, te daré tu abrazo. ¿Ok?

Sin querer ya perdimos 30 segundos esenciales de nuestro recorrido al trabajo, a nuestra cita, se acabó el semáforo y deseamos que nadie conocido nos esté viendo…en fin. ¿Qué podemos hacer? ¿Qué deberíamos hacer?

Una de las reglas de la vida en la ciudad es evitar el estrés y sus señales… debemos estar relajados y ser buena onda, nada es tan grave y claro… estás el bendito karma. Así que de pronto nos encontramos abrazando a un tipo que no conocemos para que “no nos vaya tan mal, al menos, el resto del día”. Bueno, una vez que el mal viaje acabo y nos disponemos a partir el sujeto ataca nuevamente:

  • Oye amiga. Te puedo decir amiga… ¿Verdad? Ya nos dimos un abrazo… Amiga, te voy a contar que mi abrazo es parte de un hechizo que te traerá buena suerte por el resto del día, la otra mitad sólo se las decimos a las chicas bonitas como tú… ¿Quieres saber qué es?

hacen-oficial-queja-por-vendedores-de-cupcakes_fe40c¡A, no! Otro semáforo… recordemos, el karma. Está bien, fingimos curiosidad y accedemos de buena voluntad a seguir perdiendo el tiempo.

  • ¡Un delicioso cupcake! Con solo uno de estos atraerás la suerte, y mejor aún el amor a tu vida. ¡Imagínate si compras 3 o 5!

Caímos, ahora sí ya no hay nada que nos pueda salvar, ese, queridos amigos es el costo de un abrazo. Y en el fondo nos ponemos a pensar: “tengo derecho a negarme” “por supuesto que no lo voy a comprar” “¿Por qué sigo aquí? Y, sin embargo, por alguna clase de error cósmico mental terminamos preguntando por el precio del pastelito que además parece haber nacido de las entrañas de un payaso porque los colores ni combinan.

  • Cada uno de estos fabulosos cupcakes, tienen el diminuto valor, tomando en cuenta sus propiedades, de: 40 pesos.

Ja-ja-ja debe ser una broma… No… ¡Carajo! El momento incomodo de nuestro trayecto… ¡Rayos!

Y nos quedamos entre esa irritable costumbre de no escuchar la voz dentro de nosotros que nos dice: No mires, sigue caminando. Finge que no lo escuchaste.

¿Ahora qué? ¿Es muy tarde para inventar una excusa? Igual puedo parecer como mucha gente que sale a la calle con el dinero contado. La verdad es que todo empeora, empezamos a convencernos a nosotros mismos de que quizás no sea una mala idea comprar uno, por una vez no pasa nada, lo podremos presumir en Facebook, pobre niño, debe mantener a su abuelita y hermanitos, y, además… el Karma. Bueno, pero eso sí, que sea el más bonito. Nos defendemos de la negatividad mientras nuestro otro yo nos advierte que lo vamos a lamentar al final del día…

Y al final parece que es cierto, mientras más miramos el pastelito, más lastima sentiremos por nosotros, más cariño por el cupcake y más irá contra el ridículo engendro del que no te supimos escapar.

Nos están atacando… cada día en los parques, en las paradas, escondidos tras cada árbol de cada parque, cerca de la escuela, en navidad, el día de la primavera, en San Valentín, chantajeándote con tu mamá el 10 de mayo… Debemos tener cuidado.

A ti… ¿Te ha pasado?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s