EN BUSCA DEL COMIC PERDIDO.

Al ver las maletas rebosantes de suéteres, chalecos, chamarras y abrigos me sentí satisfecho al saber que no pasaría frío en Nueva York. Apenas un día ante Jorge Romo, otro coleccionista apasionado de comics raros -aunque no tan obsesivo como yo- me había advertido que la ciudad de los rascacielos es helada  en esta época del año. Asistiría yo puntualmente a la bienal de comics en busca de ediciones antiguas, aunque yo sé que lo que en realidad buscaba era el primer número de una colección que se truncó unos meses después. Me refiero a las aventuras del Pejelagarto-Man, editada en 1964 en Tabasco por un misterioso dibujante conocido como “El poeta”, apodo ganado gracias a su afición por los versos románticos, y que por cierto murió en condiciones bastante singulares… Dice el reporte policiaco que fue victimado por el mismo PEJELAGARTO-MAN, pero no quiero hablar de eso ahora.

La gran urbe debajo del avión parecía crecer para alcanzarnos. El aviso del clima fue: Temperaturas menores de 0 grados, con posibilidades de nevada durante la noche. Valió la pena pagar 26 kilos de sobrepeso, así el hielo no me afectaría.

Al llegar a la bienal, el público escuchó mi discurso con gran curiosidad; no por su contenido, sino porque no sabían quién podría estar debajo de tanta ropa. Era yo, que desde el pódium alcancé a ver en una de las mesas algo que me dejó helado, a pesar del calor que sentía…

Era un volumen maltrecho que en la portada decía NUEVAS HISTORIETAS MEXICANAS. Hice lo posible para acortar el discurso y bajé corriendo a ver de cerca el libro. Tal como pensé. Era uno de los siete ejemplares sobrevivientes del incendio de la bodega donde se guardaban, allá por l967, mismos que fueron comprados por un excéntrico coleccionista alemán, muerto hacía unos cuatro años en condiciones también muy sospechosas. La única pista de la procedencia del libro la daba la etiqueta pegada en la bolsa plástica que la protegía: Berlin-Comics.

Se rumoraba en el medio, que ése alemán tenía el último ejemplar de PEJELAGARTO-MAN. Pero seguro después de muerto, su inmensa colección habría podido parar en manos de revendedores, tal y como lo indicaba ésa etiqueta. De inmediato abandoné la convención y algunas horas después volaba sobre el mar hacia Alemania, en busca de la BerlinComics.

Ya imaginaba que esa tienda no existía, al menos no oficialmente. En realidad era un minúsculo negocio de pornografía y revistas viejas agazapado en el fondo de un callejón de Berlín. Eché mano de mi pésimo alemán para explicar a la ruda encargada lo que buscaba. Ella, luego de poner en marcha su gastado cerebro, despegó su enorme trasero de la silla y su fue a la trastienda, donde sacó, debajo de unas cajas polvosas, un cuaderno de pasta dura, como los que se usaban en las escuelas de los años 30 y me lo tendió de mala gana. Era la última pieza que perteneciera a aquel coleccionista alemán; el resto había sido vendido a otras personas, mismas que no se interesaron en esta pieza sin valor aparente.

En la tapa decía algo así como: catálogo de historietas mexicanas. Quedé helado ante la libreta. Sin abrirla, le dije a la gorda: –No tengo tiempo de leer esto aquí, la compro–. Ella pareció dudar, y antes de que abriera el catálogo, le brillé frente a sus ojos amarillos un billete de 50 dólares.

No paré hasta que estaba nuevamente cruzando el mundo rumbo a México, y a 15 mil pies de altura, me sentí seguro y abrí el cuaderno. Esa señora no sabía que los coleccionistas de libros y revistas extrañas, suelen empastar sus tesoros con cubiertas falsas para despistar a los ladrones. En efecto, entre las hojas amarillentas estaba casi intacto el primer ejemplar de la ansiada revista que busqué por tanto tiempo, ya que era de un infinito valor sentimental para mí y la pieza clave de un oscuro secreto, pues, pocos lo saben, el autor, mi padre, y el PEJELAGARTO-MAN eran la misma persona.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s